12 de marzo de 2013

Ferretería Real: El “origen humilde” de los Golborne

Ni tan clase media como dice su discurso ni tan ferretería de barrio como la ensalzan. La Ferretería Real, propiedad de Wilfred Golborne estaba ubicada en una esquina estratégica de Maipú y durante los años que se mantuvo operativa, fue una de las principales de la comuna. Detalles, que por supuesto, no entran en la teoría del #esposible.



A comienzos de los ’60, Wilfred Golborne llegó con su mujer, doña Daisy Riveros Bell a instalarse a Maipú, comuna que por entonces era una especie de apéndice de Santiago que funcionaba con agua y transporte propio. Una comuna donde la avenida Pajaritos aún estaba llena de pajaritos y las casas eran tipo casas-quinta. Wilfred, quien ya tenía experiencia en el negocio ferretero –había trabajado en eso con anterioridad en Santiago y luego en Linares de acuerdo a una nota que se le hizo en un periódico de la comuna- se instaló con el mismo negocio en la comuna: la ferretería. Un negocio en el que también trabajaba su hermano, Nelson Golborne.

En esos tiempos, Maipú crecía a los costados mientras en el centro se ubicaban las grandes casas con las familias más rancias y/o acomodadas. De ese entonces también la intersección de Pajaritos con 5 de Abril conformó las cuatro esquinas más importantes de la comuna. Donde hoy está el centro comercial “Espacio Urbano” se ubicaba la municipalidad. Al frente, por 5 de abril, donde hoy está el Mc Donald’s y el Mall Pumay, había una galería comercial; donde hoy está el metro, estaba la Plaza de Maipú que por entonces no era una plaza sino un par de bancas. Y en la cuarta esquina, con dirección en Pajaritos 1785 estaba la Ferretería Real, propiedad de Wilfred Golborne.

La Ferretería Real era una de las ferreterías más grandes e importantes de la comuna, que le hacía competencia a la Ferretería Maipú de Blas Díaz, que quedaba en el sector comercial donde actualmente se encuentra el Mall Pumay. Otra ferretería relevante era la Ferretería América, propiedad del tío de “Lorence”, Nelson Golborne. Sin embargo, ésta era una sucursal pequeña y de carácter más industrial, dependiente del local principal que se encontraba en la comuna de Cerrillos, Camino a Melipilla, y que abastecía a las industrias del sector.

La Ferretería Real tuvo su esplendor en los años ’60 y ’70. En la época Ignacio Aliaga, vecino de Maipú y miembro del grupo Maipú Patrimonial, recuerda al dependiente del local, de apellido Jaña. Jaña era la persona que atendía principalmente la ferretería, mientras Wilfred Golborne se mantenía en la oficina, sacando cuentas. La Ferretería Real era un tipo de local que hoy sería un símil una sucursal pequeña de un Homecenter Sodimac o Construmart. De hecho, Aliaga recuerda que era una ferretería muy completa. “Tenía mucho surtido. Lo que buscaras, lo encontrabas, y esa era su gracia. De hecho Jaña, después de que se fueron, se independizó y armó su propia ferretería en los sectores nuevos, ahí por la calle Tres Poniente” recuerda Aliaga.

Luis Mallea, quien ha trabajado toda su vida en la municipalidad y conoció personalmente a Wilfred Golborne –apellido que él pronuncia tal cual suena, y no como se dice ahora, “golborn”-, cuenta que de todas maneras el padre del actual candidato a la presidencia de la República se encontraba siempre en la ferretería, cooperaba con las actividades de la comuna y ponía anuncios en el Periódico Maipú para ayudar a su financiamiento, un periódico que Mallea dirigía en la época y que era de la comuna.

“En esa época Maipú era una comuna muy integrada, y don Wilfred participaba mucho de las actividades. Integró el Rotary Club local y formó parte de los CODECU, rol que hoy cumplirían los concejales” explica Mallea.

Los Golborne vivían en el sector histórico de Maipú, muy cerca de la Ferretería. Su casa quedaba en la intersección de Maipú con Primera Transversal, frente a la tradicional 1° Compañía de Bomberos, detrás de la piscina municipal. Durante años ese fue el sector acomodado de la comuna, con grandes casas donde convivían familias emprendedoras como los Golborne con profesionales y funcionarios municipales.

Fueron años tranquilos para la familia Golborne, agitados sólo por la muerte de Wilfred, el hijo mayor. Wilfred, quien estudiaba tercer año de Medicina en la Universidad de Chile y era miembro de Patria y Libertad, falleció en un accidente automovilístico. Wilfred aparecía de vez en cuando en la Ferretería Real a ayudar a su padre, sus hermanos en la época aún eran pequeños.

Wilfred Golborne murió el 19 de noviembre de 1978 a causa de un cáncer que lo debilitó y lo alejó de la ferretería. Después de su muerte y los años venideros hasta el cierre definitivo del local, la madre de Laurence, Daisy Riveros, se encargó del local hasta que la familia emigró eventualmente de Maipú para buscar otra vida ya lejas de la eterna comuna de la clase media.

The clinic

29 de enero de 2013

Manuela, la perra con tres patas de Pepe Mujica



Manuela, la perra del Pepe Mujica se hizo famosa participando de todas las entrevistas que se hacían en la chacra de su dueño, los que la conocen dicen que es todo un personaje, inseparable de su amo y que además cautivó el corazón de muchos uruguayos.

Ser presidente de un país le cambiaría la vida a cualquiera, pero existen pocos que prefieren mantener la vida de siempre. Es el caso de José Mujica, ‘El Pepe’, presidente de Uruguay. Mujica vive en su chacra de las afueras de Montevideo, en Rincón del Cerro, con su esposa, la senadora Lucía Topolansky, su inseparable perra Manuela, sus cultivos y mucho verde. Su humildad y su vida austera llaman la atención de todos. Dona el 90% de sus ingresos a fondos de la ayuda social, se mueve en un viejo Volkswagen y siempre que puede acompañado de Manuela, una perra mestiza, chiquita y con una pata amputada por un accidente que tuvo con un tractor.

Manuela, la perra del Pepe Mujica se hizo famosa participando de todas las entrevistas que se hacían en la chacra de su dueño, los que la conocen dicen que es todo un personaje, inseparable de su amo y que además cautivó el corazón de muchos uruguayos; así entonces tiene una página en Facebook y la murga uruguaya Agarrate Catalina la incluyó en su repertorio dedicándole una canción.

La canción para ” Manuela” es realmente muy cómica y pegadiza y describe al presidente Mujica y la relación con la perra “marca perro” que se robó el corazón del líder uruguayo. Se titula “Couplé de Manuela y el Pepe” y está escrita sobre la melodía del tema de la tortuga Manuelita, de la famosa compositora argentina María Elena Walsh. Su letra dice:

“Manuelita no es una perra más, es astuta y muy sagaz.
En su mente de animal, tiene conciencia social.
Es de puro proletaria, que renguea al caminar.

Cuatro patas es una ostentación y según su convicción
tener cuatro es de burgués, si podes vivir con tres.
Muerte al perro con mantita, oligarca pequinés.

Manuelita, Manuelita quién diría donde estás,
vas a usar como tu cuchita el sillón presidencial.”










The clinic

Discurso del Presidente José Mujica en la Sesión Plenaria de la Celac UE...




“… Otra cosa en la que me quería detener es en la importancia de la enseñanza.



La enseñanza comienza en el útero.

Si no hay una batalla colosal en los primeros seis o siete años de la vida, todo lo que intentemos después esta condicionado. Hoy sabemos que hay cosas que antes no sabíamos, y eso significa que hay que volver a la madre, y hay que volver a la familia.

Pero hay que volver no por razones tradicionales o instintivas, sino por la ley fundamental de cómo funcionamos los primates, que tenemos una característica que no podemos prescindir de la madre. Que es en definitiva la primera maestra formadora, y el primer instrumento de educación. Y creo que hay un enredo bárbaro en esto.

No me puedo extender por que no tenemos tiempo. Pero vale la pena gastar mucho tiempo y pensar en estas cosas. El papel de la política con la mujer, pero no como se plantea “igualdad de derechos”, todo eso es obvio, el problema es que tiene la mujer la clave de la vida humana. Nunca se nos ocurrió jubilar a la mujer que tiene 3-4 hijos, y que atiende 3-4 hijos, y resaltarlo como la cosas más importante que hay más arriba en el planeta, la enorme función de ser madre y de estar comprometida con eso. Pero eso necesita un acervo cultural, una formación. Los médicos de mi país descubrieron que la teta es una cosa bárbara, ahora estamos de vuelta, hemos descubierto el agujero del maté… hemos descubierto que la naturaleza sabe hacer las cosas. En fin.

Y la enseñanza viene de la mano de la cultura, y las mujeres son las transmisoras de cultura, pero como vivimos en una sociedad de carácter capitalista y determinada en sus rumbos por los vaivenes de mercado, nuestra cultura es funcional a las necesidades del mercado, y no necesariamente funcional a las necesidades de la vida.

Voy a poner ejemplos para entender más claro: en la India hay un tabu que no se matan las vacas, puede parecer para los ganaderos una especie de atraso, pero no se mata a las vacas jóvenes, se consumen a las vacas vejas que se mueren, se comen los cadáveres. Pero el hecho glorioso de no matar a la vaca es lo que le garantizó a la India, el chorrito de proteína animal, que sino cuando venían las hambrunas hubieran desaparecido las vacas, y hubiera condenado enormemente a ese pueblo. El tabú cultural fue funcional en el largo plazo a los intereses de la vida, y todas las viejas culturas están llenas de estas cosas, y es nuestra ignorancia a veces que nos hace perder.

Pero aquí la cultura contemporánea no es funcional a la vida. Entonces ocurre que los niños derrochen, que se pierda el agua, que no apaguen la luz, que rompan las cosas., que tiren por la calle… todo eso es funcional al mercado, no es funcional a la vida. Después queremos cuidar el medio ambiente, pero no educamos al niño desde abajo, tratando de criar una cultura que ampare y defienda la vida. Por lo menos en mi país, en mi sociedad, hay cosas que parecen pavadas, que se dan como tácitas, pero nada es tácito, aquí nuestra cultura esta embebida de lo que le conviene a la acumulación de carácter capitalista, todo es negocio.

Entonces, la enseñanza y la construcción de una cultura en el marco de la enseñanza para amparar y defender la vida, me parece que es una de las claves que nosotros como agenda deberíamos discutir. Con un sentido de futuro, y hacía adelante”

Jose Mújica, Presidente de Uruguay.

28 de enero de 2013

Cumbre Celac-UE, Santiago, Chile.

http://revoluciondelamor.wordpress.com


11 de enero de 2013

Declaración pública de investigadores mapuche sobre acontecimientos recientes en La Araucanía





A raíz de los hechos ocurridos en el territorio mapuche de Vilcún, quienes suscribimos esta declaración, investigadores e investigadoras mapuche, expresamos lo siguiente:

Creemos que las muertes en un conflicto son siempre lamentables. Refuerzan la intensidad de la violencia o la naturalizan como medio de abordaje de los problemas, contribuyen a la radicalización y polarización de las posiciones políticas e ideológicas o conllevan al desarrollo de actos irracionales.

Observamos con preocupación las señales emitidas por el gobierno, políticos y gremios empresariales y ciudadanos comunes, en cuyos juicios y opiniones aflora un racismo desde el cual se justifica la aplicación de legislaciones que vulneran los derechos humanos y legitiman e incentivan la violencia policial o paramilitar en contra de los mapuche. La convergencia que manifiestan sectores empresariales, latifundistas y el gobierno en asumir la represión como vía de tratamiento del conflicto no es otra cosa que la actualización de la violencia histórica cuyo origen se encuentra en la imposición del Estado colonial chileno en nuestro territorio mapuche.

No nos extrañan las similitudes de estos discursos actuales con aquellos que circularon durante la invasión militar de nuestro territorio en el siglo XIX y que sindicaban a los mapuche como “rémoras del progreso”, “hordas de barbaros” y “raza inferior”. Aunque evidentemente en nuestros días este discurso se ha adaptado a los actuales tiempos del multiculturalismo neoliberal promoviendo imágenes de mapuche buenos y mapuche malos, de acuerdo a criterios convenientes a tales concepciones.

La intensidad del racismo manifestada en estos días nos lleva a preocuparnos sobremanera por la seguridad de cualquier peñi o lamgen mapuche que circule en este país. En particular, nos preocupa la seguridad de aquellas comunidades en procesos de recuperación y defensa territorial, de las mujeres, niños, niñas, ancianos y ancianas que pueden ser agredidos por fuerzas policiales o paramilitares. No quisiéramos que esta coyuntura sea la justificación para el Estado chileno de sumar nuevas víctimas a los asesinatos contra mapuche, registrados en este largo conflicto, por eso hacemos hoy un llamado a evitar que este tipo de situaciones se produzcan en la actual coyuntura.

Creemos que ante el crudo escenario que está en desarrollo es importante que la sociedad chilena se manifieste por la vida de todas las personas, condene el racismo estatal, empresarial, latifundista y paramilitar. Es necesario llamar a políticos y gobierno a medir sus dichos, a pronunciarse responsablemente, a contribuir en la construcción de un clima de paz, a mostrar generosidad y voluntad política para crear espacios de entendimiento.

Nuestro deber como mapuche es seguir presente ya sea en opiniones y en propuestas que ayuden a sobrepasar esta crisis y no agudizarla. No queremos más muertos mapuche ni chilenos. Queremos justicia en un amplio sentido. Aspiramos a la justicia social, a sociedades justas, a sociedades que tengan formas de comprensión donde todos puedan desarrollarse como personas bajo su propia concepción cultural. Necesitamos mecanismos políticos donde los mapuche podamos ejercer los principios básicos que tienen los pueblos, respetando nuestros derechos y nuestros territorios.

El poder judicial debe ejercer justicia y no el revanchismo, justicia y no racismo, justicia y no castigos desproporcionados, justicia y no montajes. Queremos el esclarecimiento de los hechos, pero también la comprensión de los trasfondos históricos que subyacen a las contradicciones y los conflictos presentes. La violencia no es nunca un fenómeno gratuito, la violencia ha sido y sigue siendo, el eje articulador de las relaciones coloniales que atan a nuestro pueblo al Estado.

Valoramos todas las manifestaciones de quienes rompen los caminos del racismo, en el convencimiento que sólo la articulación, la solidaridad y el respeto entre pueblos permite el verdadero encuentro de los seres humanos.

Firman:

Héctor Nahuelpán Moreno, Historiador, Doctor © en Antropología.
Fernando Pairican, Magíster (c) en Historia de América, Universidad de Santiago de Chile.
Susana Huenul Colicoy, Magister en Antropología.
Sergio Caniuqueo Huircapan, Magíster (c) en Estudios Latinoamericanos.
Enrique Antileo Baeza, Magíster (c) en Estudios Latinoamericanos
Felipe Curivil Bravo, Educador e Investigador.
José Ancan, Máster en Antropología (UAB, Catalunya), Dr, (c) en Estudios Latinoamericanos, U. de Chile.
Pedro Cayuqueo, Periodista, Director de los diarios Azkintuwe y MapucheTimes.
Maribel Mora Curriao, Poeta, Doctora © en Estudios Americanos, USACH.
José Alejandro Marimán Quemenado, Dr. cientista político.
Sigrid Huenchuñir, Psicóloga, Máster en Políticas Públicas.
Margarita Ortiz Caripán, Periodista, Maestra (c) en Estudios Latinoamericanos UNAM.
Felipe Andrés Curin Gutiérrez, sociólogo.
Luis Cárcamo-Huechante, Profesor Asociado, Universidad de Texas en Austin, EE. UU.
Fresia Curihual Garrido, Periodista, Licenciada en Comunicación Social.
Cesar Chávez Avello, Músico, Ingeniero de Desarrollo WEB
José Purralef, Profesor de Historia y Doctor Ó Educación.
Hernán Curiñir Lincoqueo, Historiador Mapuche.
Karla Palma Millanao, Periodista, Estudiante de Doctorado en
Comunicación y Medios, Universidad de Illinois en Urbana-Champaign,E.E.U.U.
Luis Bertoglia Huenchullán, psicólogo e investigador de la consultora Asesorías para el Desarrollo.
Paula Alonqueo Boudon, Psicóloga, Doctora en Psicología.
José Alejandro Marimán Quemenado. Dr. Cientista Político.
Herson Huinca-Piutrin, Historiador, Magíster en Historia Moderna y Contemporánea, Ecole Normale Supérieure, Francia.
Claudio Alvarado Lincopi .Licenciado en Historia.
Julio Nelson Marileo Calfuqueo. Magister(c) en Educacion mencion curriculum y comunidad Educativa. Universidad de Chile.
Ninette Sepulveda Alecoi. Trabajadora Social. Magister Estudios Sociales y políticas latinoamericanos.
Carlos Contreras Painemal, Antropólogo, Universidad Libre Berlín y Universidad de Lodz
Andrés Cuyul Soto, Magister en Salud Pública y Doctorando en Salud Colectiva
Gabriela Curinao, Trabajadora Social, Universidad Humanismo Cristiano.
Marjorie Huaiqui Hernández. Profesora de Historia y Geografía.
Rodrigo Levil, Sociólogo.
Sergio Millaman. Miembro del Colectivo Editorial Mapuexpress.
Pablo Millalen Lepin, Trabajador Social, Magíster (c) Gerencia y Políticas Públicas
Carlos Aguilera Nahuelpi, Ingeniero Comercial, Magister (c) Gerencia y Políticas Públicas

The clinic

30 de diciembre de 2012

DURANTE SU GRADUACIÓN El discurso donde un egresado del Instituto Nacional desmitifica al “primer foco de luz de la nación”






Víag80.cl

Discurso de Graduación 2012 de 4tos Medios del Instituto Nacional

Don Jorge Toro Beretta, Rector del Instituto Nacional. Don Raúl Blin Necochea, ViceRector. Doña Carolina Toha Morales, Alcaldesa de la comuna de Santiago. Padres, apoderados, amigos y compañeros. Autoridades Varias y Vagas. Tengan todos ustedes, muy buenos días.

Antes de comenzar a leer estas líneas, con motivo de la Licenciatura de los Cuartos medios 2012, mi generación, me gustaría pedir perdón. Perdón a quienes después de revisar un discurso que yo envíe semanas atras, me autorizaron y dieron la oportunidad de leerlo aquí frente a ustedes. Disculpas porque las páginas que hoy leeré, son distintas a las de ese borrador. De otra forma no me hubieran dejado hacer este discurso. Disculpas y espero puedan entenderme.

Cuando me embarqué en la tarea de hacer un discurso con motivo de la Licenciatura, me encontraba con más dudas que certezas. ¿Qué digo? ¿Cómo, en cinco minutos, resumir mi paso por este colegio? ¿Cómo, en un discurso, intentar plasmar siquiera en su uno por ciento, la gama de sentimientos que poseo hacía El Nacional? ¿Cómo redactar algo, lo suficientemente digno para tan importante día?

En primera instancia, intenté hacer algo similar a los discursos que he escuchado, como presidente de curso, cada diez de agosto, en las ceremonias de aniversario del colegio. Hacer un breve repaso de la historia del colegio. Mi idea era empezar diciendo que el Instituto Nacional fue fundado como una obra del gobierno de José Miguel Carrera en 1813, tras la fusión de las casas de estudio del periodo colonial. Luego, tras la ofensiva de la Corona española por recuperar sus posesiones en América, e identificando al Instituto Nacional como un símbolo de la soberanía y la lucha por la emancipación, deciden clausurarlo. Bernardo O’higgins, cinco años después, con la Independencia ya asegurada, lo reabre para seguir funcionando, sin interrupción, hasta nuestros días. También pensé recordar que han sido Institutanos, 18 presidentes de la República de Chile. Entre los que destacan nombre como Pedro Aguirre Cerda, José Manuel Balmaceda y, el poco mencionado en los discursos, Salvador Allende.

Pero no. Hoy no vengo a repetir ni recordarles lo que ya todos sabemos. (Para más información leer el artículo del Instituto Nacional en Wikipedia, muy interesante) Ni tampoco vengo a hablar en representación de todos ustedes, ni siquiera represento, como presidente de curso, la voz de mis compañeros. Cosa que no quita, que puedan hacer suyas estas palabras. Así como en la televisión, advierto: Las opiniones vertidas en este discurso no representan necesariamente el sentir de mi curso, familia, amigos ni colegio. Este discurso me represente a mí y solo a mí. Yo soy su único responsable.

Hoy, vengo hablar de aquello que todos como Institutanos callamos. De aquello que la historia oficial prefiere olvidar y dejarlo fuera de lo público. De aquello de lo cual todos somos culpables: las autoridades por ocultarlo bajo el manto de la tradición o el amor a la insignia, los Institutanos fanáticos que avalan y defienden irracionalmente conductas que rozan en lo enfermizo y los Institutanos que reconociendo la enfermedad, no hacemos nada al respecto: ni irnos del colegio, ni intentar cambiar algo.

Cuando entré en séptimo básico y me dijeron que el gran Instituto Nacional llevaba 193 años de vida, saqué la cuenta y pensé que si no repetía ningún año saldría para el aniversario 199. Un año antes del famoso Bicentenario. Hace 6 años me dio tristeza e incluso, un poco en broma un poco en serio, pensé que sería una buena opción repetir para ser parte de la “Generación Bicentenario”. Hoy, con la perspectiva que el tiempo me ha dado, considero como un símbolo de mi paso por este colegio el salir un año antes de la Gran Fiesta: nunca me he sentido lo suficientemente Institutano como para soportar un año entero de chovinismo Institutano. Incluso, fue uno de los argumentos a favor cuando decidí pasar de curso el año pasado, el no estar aquí para el bicentenario. ¿Por qué?

Recuerdo claramente el segundo día de clases del 2007, cuando llegó una profesora, y nos empezó a contar la historia de este colegio, además de decir que del Instituto Nacional han salido 18 Honorables Presidentes De La República, nos comentó que también habían salido de esta institución importantes forjadores de la patria, que cuando nos pasaran Historia de Chile en segundo medio sabríamos. Sin embargo, luego de que en el preuniversitario me pasaran Historia de Chile (en el colegio no la vi más de un mes), reconozco que la profesora obvió el contarnos varios detalles.

Detalles como que entre los 18 presidentes de Chile, no son pocos los que tienen las manos manchadas con sangre de este pueblo. A modo de ejemplo, Institutano fue Pedro Montt Montt, presidente de Chile que dio la orden de asesinar a 3.500 salitreros en el Norte Grande, conocida actualmente como la mayor matanza en la historia de nuestro país (después de los 17 años de dictadura, claro) hablo de La Matanza de la Escuela de Santa María de Iquique. También a mi profesora se le olvidó mencionar que Institutano fue Germán Riesco Errázuriz, presidente de la República en el periodo del auge de la “Cuestión Social” destacando la matanza a raíz de la Huelga de la Carne, la cual dejó un saldo de más de 300 muertos en las calles del centro de Santiago.

Previamente, destacan dos tristes hechos en la historia de Chile en que Institutanos también han sido actores principales. Fue un Institutano Manuel Bulnes Prieto, quien sofocó la Revolución Liberal de la Sociedad de la Igualdad, causando decenas de bajas. Fue Institutano también, Anibal Pinto, presidente de Chile, quien nos condujo a una absurda guerra contra nuestros hermanos peruanos y bolivianos por intereses oligarcas. Esta guerra, la Guerra del Pacífico, causó 3 mil bajas en Chile y más de 10 mil bajas en los países vecinos. Diego Portales también fue Institutano. Para todo el que sepa un poco de historia, cualquier aproximación resultaría vaga en tratar de explicar las obras de él. Prohibió, so pena de cárcel, el participar en chinganas. Instauró una nueva forma de castigo para los “criminales peligrosos”, azotes públicos. Conocida es su frase: “Palos y bizcochuelos, justa y oportunamente administrados, son los específicos con los que se cura cualquier pueblo, por arraigadas que sean sus malas costumbres.”.

Pero, para terminar con este breve, recorrido histórico por la “Historia no contada” de los ilustres Institutanos, quisiera concluir con un deseo: El próximo año hay elecciones presidenciales. Ojalá el número de presidentes Institutanos no crezca hasta los 19. Me daría vergüenza que Laurence Golborne, un Institutano que hasta hace 3 años era Gerente General de Cencosud, (a saber: Jumbo, Paris, Santa Isabel, Costanera Center, entre otros) consorcio que paga $4.072 de patente al año, fuera presidente de Chile.

Más allá de la falsa historia que nos han intentado vender del Instituto, el principal problema que reconozco además funciona como parte básica, casi como un pilar que sostiene todo este aparataje institucional: los mitos y tradiciones. Recuerdo cuando mi curso de séptimo básico conoció por boca de un profesor, una famosa frase que terminó dando vueltas por la cabeza de todos mis compañeros: “Errar es humano pero no Institutano” sin tener estudios algunos de pedagogía, ni pretender hacer un análisis psicológico de la educación, me parece que la pregunta cae de cajón: ¿A qué clase de profesor se le puede pasar por la cabeza decirle eso a niños de 12 años? ¿Por qué intentar separar al Instituano del humano común y corriente? ¿Tan inteligentes somos? Luego de vivir 6 años con esa frase, ¿Cómo se le explica a alguien que obtuvo 500 puntos ponderados en la PSU? Y que salió con un NEM y un Ranking por debajo de la media nacional.

Desde el primer día que pisé este colegio, sentí como todos los dardos y las acciones van dirigidas a un solo objetivo: el éxito. El éxito no como un instrumento para un fin mayor y más noble (la felicidad, por ejemplo). Sino como la meta final de la vida. Un éxito aparente eso sí, un éxito centrado sólo en lo económico: ser puntaje nacional, estudiar una carrera tradicional, casarse, escalar lo más alto posible en la empresa, comprarse una camioneta para pegarle la insignia del instituto en el parabrisas. Como dirían los Fabulosos Cadillacs: “En la escuela nos enseñan a memorizar: fecha de batallas pero que poco nos enseñan de amor”. Amor a lo que hacemos, amor al prójimo, amor a la clase o incluso a la humanidad. No, nada de eso. Sólo buenos puntajes para el día de mañana comprarse la camioneta 4×4.

Frases como esas son las que forman el carácter del general del alumno Institutano: petulante, soberbio, chovinista y exitista. Personalmente, no es ningún orgullo ser el colegio más odiado de los “emblemáticos” (y no me trago el cuento que nos decían los profesores que es porque somos los más inteligentes o los con mejores pololas) es porque de una u otra manera de verdad creemos que nosotros no nos equivocamos: porque somos Institutanos. En este colegio desde que entramos, se nos ha inculcado el valor de la competencia y la discriminación. Las evaluaciones tienen que ser individuales. Para que así, la satisfacción del que se sacó un siete, sea personal. De él solo. Sin embargo en la vida: ¿Qué actividad se puede desempeñar solo? Ninguna. Nos educan en una burbuja idílica.

Cuando miro hacia atrás, pienso: ¿Qué valores aprendí en este colegio? Si todos hemos sido testigos de horrorosas frases estilo: “corran como hombres, no como maricones” “asuman sus consecuencias como machitos” “al colegio se viene solamente a estudiar” o “dejen la población en la casa” ¿Son acaso estas frases las que corresponden a un colegio que se jacta de estar forjado sobre los valores de la ilustración? No lo creo. Apropósito de los mismo, yo personalmente no he sido testigo, y tengo la impresión que es una conducta que va en retirada, pero hasta hace sólo un par de años, era común ver a un respetado y sacralizado profesor de este colegio, echando alumnos de la sala por negro. O suspendiendo aleatoriamente (Hacía formarse a un curso y decía: un, dos, tres: suspendido. Un, dos, tres: suspendido) sólo para demostrar su hipotético poder en este colegio. Ahora bien, de lo que sí he sido testigo, es de tratos abiertamente homofóbicos por parte de profesores hacia compañeros homosexuales: “Este colegio por gente como ustedes está como está, váyanse” y, en la misma línea he sido testigo de de profesores pegándole a compañeros (no combos ni patadas, pero sí empujones)

Estas son algunas de las cosas que hacen que yo no pueda sentirme orgulloso, como me han dicho que tengo que estarlo, de portar esta insignia. No podría sentirme orgulloso de ir en un colegio que la sola idea implica discriminación. Si la educación en Chile fuera buena en todos los establecimientos educacionales ¿Qué motivo habría para la existencia del Instituto Nacional? Ninguna. Si mi antiguo colegio me hubiese ofrecido la misma calidad de enseñanza que el nacional, yo no me hubiera cambiado. Pero me cambié porque no la ofrecía. Entonces, ¿Cómo sentirme orgulloso de haber dejado a 40 ex compañeros pateando piedras en mi ex colegio, para yo venir y “salvarme” de no patear –tantas- piedras? La sola idea suena aberrante.

No puedo dejar de mencionar lo sorprendente que fue para mí ver en la página del preuniversitario Pedro de Valdivia (de los mismos dueños de la Universidad Pedro de Valdivia, la cual tiene preso a su ex rector por el escándalo de las acreditaciones) un aviso que decía que habían firmado un convenio con el Instituto Nacional. El símbolo del lucro en la educación firmando un convenio con el símbolo de la educación pública. Es así como el CEPAIN lleva a la práctica sus comunicados “¿a favor de la educación pública? ¿Quién los autorizó para usar el nombre del colegio, a quién le preguntaron?” Patético.

Para concluir esta katarsis contenida por 6 años, me gustaría compartir con ustedes dos anécdotas que me ocurrieron este año en el colegio.

Corrían los primeros meses del año, cuando equis profesor preguntó en voz alta a todo mi curso: ¿Quién de aquí sabe qué es la comisión Valech o el informe Rettig? Ninguna mano se levantó. Nadie de un cuarto medio humanista del “Mejor colegio de Chile” lo sabía. Y la segunda, casi en la misma línea: El 11 de Septiembre del año que se va, cayó martes. Día en el cual me tocaba por asignatura Historia electivo e Historia Común. En mi interior, cuando me dirigía al colegio pensé que por lo particular de la fecha, y por ser un curso Humanista usaríamos esas 3 horas para discutir respecto al tema. Craso error. Parece que era más importante las Batallas Napoleónicas en historia común y la Ley de oferta y demanda en historia electivo que las bombas de ruido que se escuchaban explotar en el colegio a esas horas de la mañana. Comentando con unos compañeros en el recreo la situación, recordamos que nunca, en los 6 años que llevamos en el colegio nos pasaron el Golpe de Estado (donde, paradójicamente, murió un Presidente Instituano). Es decir, haciendo el experimento que yo sólo sepa lo que me han pasado en el colegio y nada más, no sabría quién fue Augusto Pinochet en la historia de Chile. Repito: Cuarto medio humanista en el mejor colegio de Chile.

Ahora bien (aquí viene la parte emotiva) no podría ser tan hipócrita de sólo quedarme en la crítica. Digo hipócrita porque yo postulé al nacional porque quise y me quedé aquí también porque quise. Y es porque dentro de todo lo yermo aun existen pequeños oasis fértiles. Profesores en los que se puede confiar una palabra más allá de la materia oficial, profesores que entienden la educación más que como un “motor de asenso social” y que conciben al colegio más que como un preuniversitario de 6 años. Profesores de materias “no-psu” que luchan día a día contra el sistema para darle dignidad a su ramo. Y creo que lo logran, sus ramos son los más dignos de todos. Pedro Lemebel, un escritor chileno en una crónica rememorando sus años en el Liceo Manuel Barros Borgoño lo describe mejor que yo, cito: “Pero rescato de ese liceo, las clases progresistas que me enseñaron política, filosofía, literatura, poesía y otras lecturas más allá del horroroso Quijote en papel de biblia que después me lo fumé entero”. No daré nombres, pues sé como funcionan las cosas en este colegio y no quiero que vinculen a ningún profesor con este discurso, pero estoy seguro que ellos saben quiénes son.

Paradocentes que muchas veces te alegran el día con sus saludos y su disponibilidad desinteresada y casi religiosa para ayudarte. Los tíos auxiliares que a las 7.30 de la mañana cuando llegas a la sala y están sólo ellos barriéndola son tu primer “Buenos Días”, tías del Kiosko que nos prestaban microondas cuando a mitad de año dejaron de funcionar los del casino, y en general toda la gente que te conoce por tu nombre y no por tu apellido o número de lista, a todos ellos: gracias, infinitas gracias y espero no se dejen avasallar, porque sepan que tienen todo en contra.

Sin más que palabras de agradecimiento para, como dije anteriormente, lo fértil dentro de lo yermo, palabras de disculpas a los que me dieron la oportunidad de leer un discurso, palabras de desprecio para quienes hacen de este colegio un preuniversitario de 6 años deshumanizador, les digo a ustedes, compañeros de generación: éxito, pero éxito de verdad, del que incluye felicidad y crecimiento personal. Y espero que con estas palabras no haya herido su orgullo Institutano, si fuera así, cumpliría mi deseo: “Sólo espero que el día de mi licenciatura, me reciban con gritos de odio”. Compañeros, hoy, se acabaron los 12 juegos. Muchas gracias

Benjamín Gonzalez, Presidente del 4to F Humanista del Instituto Nacional

16 de noviembre de 2012

CNN: Gaza Lo que Israel no queria que vieramos





En este documental se retrata el Apagón Informativo que impuso Israel a la prensa internacional para que no se documentara la ofensiva militar del 2009. Se enseña en qué consiste realmente un Bloqueo Económico que ha dejado al millón y medio de palestinos de Gaza prácticamente al borde de la indigencia y dependientes de las ayudas humanitarias. Se muestra cómo las cañoneras israelíes disparan contra los pescadores en la misma playa de Gaza, o como los hospitales están todavía llenos de esas víctimas colaterales.

Jon Sistiaga se introduce en los túneles utilizados por los contrabandistas para romper el bloqueo, y que son usados también por Hamas para introducir armas en la franja. El reportaje busca en Israel las razones para esta ofensiva considerada desproporcionada por la comunidad internacional y habla con varios líderes de Hamas, a la que la Unión Europea considera organización terrorista.

22 días de bombardeos, 1.300 muertos en los que hay al menos 400 niños, más de 5.000 heridos, más de 5.000 casas destruidas, son sólo los números fríos de la tragedia, pero en esta entrevista rastrean las historias humanas que hay detrás de esas cifras.

8 de noviembre de 2012

Ismael Serrano - Vertigo



Seremos otros, seremos más viejos, 
y cuando por fin me observe en tu espejo, 
espero al menos que me reconozca, 
me recuerde al que soy ahora.

5 de noviembre de 2012

Prensa Opal Chile: Con marcha y murgas pobladores de La Victoria cele...

Prensa Opal Chile: Con marcha y murgas pobladores de La Victoria cele...: Conmemorando su historia, su resistencia y su lucha contra las injusticias y la opresión. La Población La Victoria nace un día 30 de Octu...